Visitas desde el 02/12/2008:

06 junio 2009

El nuevo modelo: nucleares y flexibilidad laboral

Felipe González y sus ex-ministros Juan Manuel Eguiagaray, Claudio Aranzadi, Carlos Solchaga, y los que dirigen esta UE ajena al ciudadano, Joaquín Almunia y Javier Solana, secretario general de su Consejo, se han manifestado contra el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña ("grave error", según el último), con argumento de la necesidad de primar los intereses económicos y estratégicos. El mismo fin que justifica los medios del Irán enriquecedor de uranio o de la Rusia que mantiene operativas instalaciones de la era soviética más que oxidadas. El peregrino argumento económico olvida además el exceso de capacidad de generación que hay en España incluso antes de que la crisis tumbara la demanda.

El carguito que le han dado a Jesús Caldera ha sido, pues, un entretenimiento, bien pagado, eso sí, pero con el objeto de que no moleste mucho. El informe de su Fundación Ideas pedía cerrar todas las nucleares cuando cumplieran 40 años, comenzando inmediatamente por Garoña y terminando en 2028 con Trillo.

¿Será que el "NUEVO modelo productivo sostenible" incluye a la VIEJAS centrales nucleares? ¿También es sostenible y ecológico el abuso de los aviones oficiales (supercontaminantes como todo avión del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte, PEIT, pero más porque viaja sólo una comitiva)? Aviones oficiales para ir de compras a Londres, para participar en mítines (pagados también por el Estado, porque los dos partidos que controlan la democracia reciben mucho dinero de todos para inundar las ciudades de márketing electoral)...

Diremos que estamos hartos de los políticos, pero los españoles seguimos amparando los mismos comportamientos que hace 20 años, cuando Alfonso Guerra iba en avión del Ejército del Aire a ver cómo se torturan toros.

En abril, un centenar de economistas, entre ellos José Manuel Campa, el secretario de Estado "socialista" (?) de Economía, firmaba el manifiesto "Propuesta para la reactivación laboral en España" a favor de una flexibilización del mercado de trabajo. Con este equipo en la dirección económica del país no es extraño que la ministra Elena Salgado se vea obligada a asumir que "algo hemos hecho mal nosotros y las entidades financieras" si tras inyectar importantes recursos al sistema, ese dinero no ha alcanzado aún a las pequeñas y medianas empresas.

Pero no se preocupen: los sindicatos que crecen al calor del PSOE ya tienen un contramanifiesto de apoyo a la política social (?) del Gobierno y le felicitan por su nueva "alianza de civilizaciones productivas sostenibles".

1 comentario:

Emegedos dijo...

Yo voto, si. pero por el turismo y el poder viajar a unos precios asquibles, por hoteles de buena calidaf para nosotros los turistas


http://www.trivago.es/don-benito-201306