Visitas desde el 02/12/2008:

01 febrero 2011

Que lo pague con su dinero... bueno, con el nuestro

El presidente del PP en Barcelona, Alberto Fernández, quien ya pidiera cambiar el nombre del Estadio Olímpico Lluís Companys de Montjuïch por el de Juan Antonio Samaranch, ha solicitado ahora que los técnicos municipales trabajen "para consensuar una propuesta de monumento (al rey) dentro de la reforma del paseo de Gràcia" en el lugar que ocupaba el último de los grandes símbolos de la dictadura en la ciudad y que fue retirado este domingo: la estatua instalada en 1940 para conmemorar la entrada del Ejército golpista en Barcelona un año antes y que llevó, precisamente al fusilamiento del presidente de la Generalitat Lluís Companys.

Si el dinero para el monumento y el tiempo de los técnicos municipales saliera de los casi 9 millones de euros que, con cargo al bolsillo de todos, se lleva anualmente la Casa del Rey, podría hasta pensarse este dispendio en tiempos de crisis, una vez que parece que hay que resignarse a no poder ver si de esos 9 millones podemos recortar algo.

Una lástima que el consorcio PP-PSOE no quiera que la Monarquía del chitón heredera del dictador diga en qué gasta el dinero que le damos, blindando así su antidemocrático acuerdo de la fallida Transición. El penúltimo capítulo, en este tema, tuvo lugar hace menos de un año, cuando un portavoz del palacio de La Zarzuela recordó que la Casa Real "no tiene obligación" de someter su presupuesto al control del Tribunal de Cuentas.

IU, ERC e IC-V presentaron en noviembre de 2009 en el Congreso una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para equiparar esta asignación libre de justificaciones, a la que recibe Rodríguez Zapatero (91.982 euros en 2010).


Exigieron, además, que no se permita al Rey ocultar sus finanzas (como ya no se permite a otras casas reales europeas) y extender a los miembros de la familia real la obligación de declarar sus bienes y derechos patrimoniales, como hacemos todos los españoles que no tenemos nada que ocultar. Pero tanto PSOE como PP se opusieron.

A continuación figuran dos de los argumentos, por llamarlos de alguna manera, del portavoz de la casa real, y que parecen convencer a ésos que nos están vendiendo austeridad y pidiendo más sacrificios:
- "la Corona española es más barata que la de Luxemburgo". ¿Han visto los sueldos de Luxemburgo?
- "Es una cantidad absolutamente ridícula si la comparamos con el conjunto de los Presupuestos Generales del Estado". ¿No es mucho más ridículo llamar "vacaciones austeras", como las del 2009, a pasear menos en yate (gracias, Majestad, porque cada paseo nos cuesta 26.000 euros) y usar coches eléctricos en los desplazamientos por la residencia veraniega?

Es más, con esa cantidad tan ridícula habría suficiente para pagar durante todo un año hasta 625 complementos retributivos especiales (iguales a la diferencia entre el correspondiente al grado personal y el asignado a los directores generales) de ésos que cobran los altos cargos de los que, supuestamente para ahorrar, ha prescindido la Junta de Extremadura.

1 comentario:

Machacando las Almendras dijo...

Yo creo esto de quitar y poner, cosas accesorias, que cuestan millones y millones, me parece indecente, una provación, una perdida del norte.

Se trata de QUITAR los excesos, para poder PONER, en la mesa de los mas humildes las cosa NECESARIAS.

En por este camino no alejamos de las necesidades del pueblo posiblemente se agrupa el rebaño ideológico, del que cada vez esta mas cansado este pueblo que ya no se fía de nadie.
¿Que os parece la última campaña del SEXPE?
¿Y el aumento del EURIBOR?
¿La privatización de las CAJAS?
¿La entrega a las cajas de mas de 30.000 millones de euros?. Y las familias hundidas en la miseria.
Un saludo.