Visitas desde el 02/12/2008:

08 diciembre 2016

Intervencionista, sí, pero de qué tipo

La Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso rechazó el mes pasado instaurar un techo salarial en empresas y administración pública. ERC y Unidos Podemos reclamaban “las reformas legislativas oportunas con la finalidad de establecer un techo salarial máximo bruto vinculado al salario más bajo en relación 1:12 dentro de una misma empresa”, es decir, que un directivo no pueda ganar más en un mes de lo que cualquier trabajador de la misma compañía gana en un año, y la misma norma en “todos los sueldos del sector público”. La representante del PP, Ana Belén Vázquez, tachó de “comunista”, “intervencionista” y contraria a la “libertad contractual” la intención de fijar un techo a los salarios, adjetivos usados con la intención de meter ese miedo que impida los sorpassos en elecciones, pero que no aluden sino a prácticas que realizan partidos tan a favor de que todo siga igual como el PP o el PSOE. ¿O acaso no es intervencionista la asignación de cuotas a los productores lácteos para hacer subir la producción de leche un 2% en 2015, mientras bajaba un 10,6% el consumo interno de enero de ese año a enero de 2016, seguían los efectos del cierre del mercado ruso, el que fuera el principal importador extracomunitario, o se contraía fuertemente la demanda china? ¿O acaso no es intervencionista permitir la producción a pérdidas a base de insuflar ayudas compensatorias de la PAC para que los productores se conformen con vender por debajo de 0,30€/litro en la temporada de mayor productividad (primavera-principios de verano), para unos costes de producción de 0,32-0,34€/litro? Una parte del volumen ofertado en las renovaciones de contrato de suministro este año, lo fue a precio de intervención de leche en polvo (0,15-0,21€/litro). Sólo le va bien a las granjas interproveedoras de Mercadona (Covap, Lactiber...), Danone, Pascual... Tal vez cuando quieren meter miedo con lo de “comunista” e “intervencionista”, lo que se está diciendo es que la única intervención permitida en este país es la que favorece al pez gordo.